SALA DE PRENSA

ODS13. El máximo de las emisiones de CO2 no puede llegar después del 2025, según el IPCC

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático responsabiliza al ser humano del cambio climático y alerta de las consecuencias a las que se enfrenta el planeta en los próximos 10 años

Este lunes se ha publicado la primera parte del sexto informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). Basándose en más de 14.000 investigaciones realizadas en los últimos 8 años, el Panel de expertos de la ONU alerta de las consecuencias a las que se enfrenta el planeta en los próximos 10 años si no se consiguen reducir las emisiones. «Sería necesario que las emisiones de CO2 lleguen a su máximo antes de 2025 y que lleguen al cero neto entre 2050 y 2075», advierten los expertos.

El IPCC atribuye a la actividad humana la culpabilidad del aumento y virulencia de los fenómenos meteorolígicos extremos provocados por el cambio climático. Ejemplo de ello son los incendios de sexta generación que están teniendo lugar en Grecia y Turquía.

«Es inequívoco que la actividad humana ha calentado la atmósfera, el océano y la superficie terrestre», afirman con firmeza los científicos del IPCC. El informe alerta que el aumento medio de la temperatura de la Tierra está cerca de alcanzar los 1,5 grados, umbral en el que se considera que las consecuencias del cambio climático serán más intensas e irreversibles. Los expertos señalan que esta cota se alcanzará en 2030.

La investigación señala que el calor extremo se ha vuelto más frecuente e intenso desde 1950 en casi todo el planeta. Al igual que los episodios de precipitaciones extremas, como las inundaciones de este verano en Alemania. El estudio también apunta en este sentido hacia los ciclones tropicales de mayor intensidad, los expertos argumentan que han aumentado su asiduidad y alcance geográfico desplazándose hacia el norte. Además, el IPCC también alerta sobre las sequías en regiones de Europa, África y América Latina.

“No habría que construir ninguna nueva planta de carbón o gas y las actuales deberían reducir su vida útil”, subrayan los expertos del IPCC. Tambien reconocen que para alcanzar las emisiones cero netas es necesario la captura, secuestro y eliminación de carbono. En conclusión, este informe sentencia el fin para el carbón y los combustibles fósiles. «Si combinamos fuerzas ahora, podemos evitar un desastre climático», afirma.

La ONU ha solicitado a los gobiernos implantar medidas al respecto. También reclaman que los países de la OCDE cierren antes de 2030 todas sus plantas de carbón usadas para producir energía.

«El cambio tecnológico implementado hasta ahora a nivel global no es suficiente para alcanzar los objetivos climáticos ni de desarrollo. Desde 2010 el coste de las tecnologías renovables ha disminuido por encima de las expectativas (especialmente la solar -87%, y las baterías -85%), pero en total, solar y eólica representan el 7% del suministro eléctrico», apuntan sobre la necesidad apremiante de acelerar la innovación tecnológica.

El IPCC confía también en una transición del vehículo de combustión hacia el eléctrico, pero recuerdan que todavía no existe una tecnología apropiada para la maquinaria pesada.

En respuesta al nuevo informe del IPCC, Mary Robinson, presidenta de The Elders, dijo: «Los líderes deben demostrar que comprenden la seriedad de la ciencia y entregar compromisos nacionales más sólidos antes de las conversaciones climáticas de la COP26 en noviembre».

Fuente: Corresponsables